BAE

El mapa del fracaso

Decenas de empresarios, curiosos, emprendedores, inventores y estudiantes colman cada dos meses el Cultural San Martín para participar de las ya legendarias “Fuck up Nights”. Allí, casi como en un confesionario, los hombres de negocios se suben al escenario a contar las historias de sus metidas de pata, esos proyectos que no llegaron a buen puerto. Esta cultura de rescatar los tropezones como instancias de aprendizaje fue prendiendo con fuerza en el último tiempo.
Ahora se lanza una herramienta más ligada a ese fenómeno: el Global Failure Index, un mapa del fracaso a nivel mundial. Sus impulsores la presentan como “la primera base de datos interactiva sobre cierre de negocios en el mundo”. Busca ser una herramienta práctica que ayude a empresarios, responsables políticos, académicos y a la sociedad civil a tomar mejores decisiones empresariales.
Esta plataforma fue creada por The Failure Institute, el brazo de investigación del movimiento global Fuckup Nights (Noches fracasadas), iniciativa sin fines de lucro que nació en el 2012 en la Ciudad de México, con presencia en más de 250 ciudades y en más de 80 países en el mundo. The Failure Institute ha centrado su tarea de investigación en encontrar las causas que terminan con la vida útil de negocios y empresas a través de estudios focalizados que abordan diferentes ángulos. Con el Global Failure Index se busca por primera vez integrar toda la data de negocios fallidos.
En un mapa mundial permite navegar segmentando por género, edad, grado máximo de estudios del emprendedor, además de conocer el tiempo de vida útil del negocio, la industria a la que pertenece, el número de socios, número de empleados, estado del negocio al cierre. También es posible obtener información sobre el proceso de creación de la empresa, si formaron parte de una aceleradora o incubadora o si accedieron a un crédito. Indica también a qué se dedican los emprendedores después de su fracaso, si insistieron en el camino del emprendimiento o si ahora trabajan para una empresa.
Se nutre de los esfuerzos y socios presentes en todos los continentes, para luego comparar y ver el contraste entre regiones enteras, países, continentes o cualquier variable que el usuario necesite observar. Todavía no hay más que un puñado de casos registrados en Argentina, pero la idea del lanzamiento del índice es justamente empezar a recolectar más. De hecho, una de las fundadoras de la iniciativa se está instalando en Argentina, ya que un país con fuerte desarrollo de la actividad emprendedora.
Primeras ideas
A partir de los datos globales recopilados se encontró que la principal razón de fracaso tiene que ver con el área de finanzas. Algunos comentarios hechos por emprendedores permiten ahondar más en los motivos. “Yo siempre he sido muy poco financiero y administrativo, son cosas que ni siquiera me gustan. Abiertamente lo aborrezco”, admite uno de los testimonios. Y otro señala: “Este proyecto fracasó por una mala planeación financiera y no contar con una estructura profesional acorde al alcance del proyecto. La empresa se quedó muy pequeña en términos de poder generar ingresos propios, se sostuvo con recursos públicos y no se crearon incentivos para generar recursos propios”.
El enunciado “Ingresos insuficientes para subsistir” fue la mención más frecuente como razón de fracaso. Ésta fue seleccionada por el 65% de los emprendedores. En otras palabras, los emprendedores pudieron haber tenido una buena idea de negocio, y sin embargo, la empresa no les dejaba suficiente dinero para poder mantener el nivel de vida al que estaban acostumbrados.
En la comparación regional, se puede apreciar además que, mientras que en Argentina el porcentaje de empresas que fracasan en los primeros dos años es del 93%, en otros países como México es del 75% y en Chile del 37%.
Mucho por indagar y menos vergüenza a la hora de contar y asumir errores que pueden iluminar a los que vienen después.
Ir a la fuente…

Comments are closed.

Powered by: Wordpress