La Nación

Golden State barrió a Cleveland y consiguió su tercer anillo de campeón de la NBA en cuatro años

Faltaban cuatro minutos y dos segundos. Cual partida de ajedrez, Cleveland Cavaliers inclinaba su Rey: el marcador estaba 102-77 para su huésped y LeBron James, King James, abandonaba la cancha. El número 23 saludó, en forma de discreta felicitación, a todos los rivales que estaban en el rectángulo y fue a sentarse, para no volver. El público, aletargado, desencantado, dejó de lado su bajón para aclamarlo con un repetido “¡MVP!”. Pero la capitulación tácita acababa de ser firmada.
Ir a la fuente…

Comments are closed.

Powered by: Wordpress