Administración Biden pretende tener vacunas suficientes para la mayoría del país antes de verano

El presidente de EEUU, Joe Biden, firma un decreto junto a la vicepresidenta, Kamala Harris, en la Casa Blanca, Washington, EEUU. 25 enero 2021. REUTERS/Kevin Lamarque
El presidente de EEUU, Joe Biden, firma un decreto junto a la vicepresidenta, Kamala Harris, en la Casa Blanca, Washington, EEUU. 25 enero 2021. REUTERS/Kevin Lamarque (Kevin Lamarque/)

Por Trevor Hunnicutt

WASHINGTON, 26 ene (Reuters) – Estados Unidos se propone adquirir 200 millones de dosis adicionales de vacunas contra la COVID-19, suficientes para inocular a la mayoría de los ciudadanos antes del verano, dijo el martes el presidente Joe Biden, agregando que la pandemia podía empeorar.

La Administración de Biden comprará 100 millones de dosis de cada una de las vacunas fabricadas por Pfizer Inc y BioNTech y Moderna Inc, aumentando el total de dosis a 600 millones, con la entrega previsto para antes del verano.

El anterior objetivo de compra era de 400 millones de dosis.

Cada vacuna requiere dos dosis por persona para ser plenamente eficaz, lo que sugiere que las nuevas compras constituirán una reserva suficiente para inocular a la mayoría de los 331 millones de habitantes del país.

“Este es un esfuerzo de tiempos de guerra”, dijo Biden desde la Casa Blanca.

Pfizer confía en poder suministrar las dosis adicionales en el plazo especificado por Biden, dijo la portavoz Sharon Castillo.

Moderna declinó hacer comentarios.

El nuevo objetivo de compra, junto con las promesas de hacer llegar más vacunas a las autoridades locales, eleva el nivel de exigencia de un presidente demócrata que asumió el cargo la semana pasada con la promesa de reparar lo que, según él, fue una desastrosa respuesta de emergencia de su predecesor republicano, Donald Trump.

Biden dijo que aumentaría la cantidad de vacunas destinadas a los gobiernos locales a 10 millones de dosis por semana durante las próximas tres semanas, frente a los 8,6 millones actuales.

Quedan por delante retos considerables, que van desde las variantes del virus que se propagan con mayor rapidez, la escasez de suministros y el temor de parte de la población a recibir la vacuna. La Administración de Biden ha intentado abordar este último problema haciendo que altos cargos se vacunen en público. La vicepresidenta Kamala Harris se vacunó por segunda y última vez el martes en los Institutos Nacionales de Salud.

Biden ha pedido al Congreso un paquete de ayuda de 1,9 billones de dólares para aumentar las pruebas y la distribución de vacunas, pero la propuesta se ha encontrado con la resistencia de los republicanos por el precio y la inclusión de algunas medidas no relacionadas directamente con el control del virus.

(Información de Trevor Hunnicutt, Steve Holland, Doina Chiacu y Tim Ahmann en Washington, Carl O’Donnell en Nueva York, Nandita Bose en Bethesda, Maryland, y Joseph Ax en Princeton, Nueva Jersey; editado por Matthew Lewis y Peter Cooney; traduccón de Jorge Martínez)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email