Microsoft añade la captura directa de CO2 del aire a su estrategia climática

En la imagen, el logo de Microsoft. EFE/EPA/WU HONG/Archivo
En la imagen, el logo de Microsoft. EFE/EPA/WU HONG/Archivo
(EFEI0658/)

San Francisco (EE.UU.), 28 ene (EFE).- El gigante del software Microsoft ha incluido la técnica de captura directa de dióxido de carbono (CO2) del aire a su estrategia para convertirse en una empresa “carbono cero” en 2030, explicó este jueves en una entrevista con Efe el responsable medioambiental de la firma, Lucas Joppa.
La captura directa del aire consiste en retirar dióxido de carbono de la atmósfera mediante un proceso químico para posteriormente almacenarlo a profundidad bajo tierra o usarlo en la producción industrial, y actualmente hay 15 plantas en el mundo que llevan a cabo esta función, según la Agencia Internacional de la Energía (IEA).
“Además de almacenarlo bajo tierra, hay otras opciones y se pueden encontrar mercados para el dióxido de carbono, como por ejemplo en la industria de las bebidas carbonatadas”, indicó Joppa, quien detalló que el acuerdo de Microsoft con la suiza Climeworks (dedicada a estas operaciones) contempla la retirada de 1.400 toneladas de este gas.
La captura directa de CO2 es uno de los varios proyectos en que ha invertido la empresa creadora del sistema operativo Windows para avanzar de cara al compromiso adquirido el año pasado de ser una empresa “carbono negativa” en 2030, es decir, que elimine de la atmósfera más dióxido de carbono del que emite y contribuir así a la lucha contra el cambio climático.
Este compromiso, anunciado por el presidente de la compañía, Brad Smith, en enero pasado, cumple ahora un año, durante el cual la firma asegura haber reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero un 6 %, un ritmo que, de mantenerse, le permitiría lograr el objetivo dentro de nueve años.
Otro de los aspectos más destacados de la estrategia climática de Microsoft y sobre el cual también ofreció más detalles en un informe publicado este jueves, es el de convertirse en una empresa “agua positiva”, es decir, que retorne a la naturaleza más agua de la que consume en sus operaciones.
Ello se consigue, según contó Joppa a Efe, mediante proyectos como la inversión en mejoras de gestión de los bosques y los humedales para incrementar la retención de agua o la eliminación de zonas pavimentadas que impiden la filtración del agua a la tierra.
“Nos gustaría ver un mercado más estructurado en este campo”, apuntó el ejecutivo, aludiendo a la dificultad que existe en la actualidad para hallar e invertir en organizaciones dedicadas a proyectos de este tipo.
La firma de Redmond (estado de Washington, EE.UU.) también presentó los avances en su “ordenador planetario”, una plataforma abierta al público que aglutinará enormes cantidades de datos relativos al medio ambiente y los esfuerzos de preservación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email