La Fiscalía lusa considera sospechosa una escucha en la que aparece Costa

El primer ministro portugués, Antonio Costa. EFE/EPA/MIGUEL A. LOPES/Archivo
El primer ministro portugués, Antonio Costa. EFE/EPA/MIGUEL A. LOPES/Archivo
(MIGUEL A. LOPES/)

Lisboa, 30 ene (EFE).- La Fiscalía portuguesa consideró sospechosa una escucha al ministro de Ambiente luso, João Matos Fernandes, en la que conversa con el primer ministro, António Costa, en un caso que investiga posibles irregularidades en el negocio del hidrógeno verde, informa el semanario Expresso en su última edición.
Según el medio luso, el Tribunal Supremo de Justicia admitió incluir la grabación en el proceso que investiga un supuesto favorecimiento del Gobierno portugués a empresas lusas en el negocio del hidrógeno verde a petición de la Fiscalía, aunque no considera que hubiese indicios de delito en el contenido de la conversación.
En la conversación interceptada, Costa y Matos Fernandes hablan sobre las negociaciones en curso para definir la localización de un proyecto de hidrógeno verde, una refinería de litio, los posibles interesados en el negocio y la posibilidad de una colaboración con España.
Matos Fernandes, sin saberlo, tenía el teléfono bajo escucha por iniciativa del fiscal que está investigando el caso, al igual que el secretario de Estado de Energía, João Galamba.
Costa aparecía en otras tres conversaciones grabadas a Matos Fernandes, en conversaciones sobre diversos temas gubernamentales e incluso personales, pero el juez las mandó destruir al considerar que no eran relevantes.
La Fiscalía está investigando el negocio del hidrógeno verde en Portugal, que quiere presentar una candidatura al estatuto de IPCEI (Proyecto Importante de Interés Común Europeo, por sus siglas en inglés), para obtener fondos comunitarios.
Aunque el caso está bajo secreto de sumario, la revista “Sábado” desveló que se abrió tras una denuncia anónima en 2019 que apuntaba a que el Gobierno luso había favorecido a empresas portuguesas que integran un consorcio para construir en Sines un proyecto industrial de hidrógeno verde.
Entre estas empresas estarían EDP, la petrolera Galp y REN.
El Gobierno luso seleccionó el pasado julio 37 proyectos para preparar la candidatura portuguesa al hidrógeno, que representan una inversión total de 9.000 millones, aunque no desveló las empresas que estaban detrás.
EDP, Galp y REN, así como la también portuguesa Martifer y la danesa Vestas, anunciaron entonces que se habían unido en un consorcio para estudiar la creación de un clúster industrial para producir hidrógeno verde en Sines.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email