Infobae

Seguiremos en el camino, será ley

Esperábamos que este fuera el debate que llevara a la ley de interrupción voluntaria del embarazo a una pronta sanción y promulgación, no porque el tema ameritara un rápido tratamiento sino porque el demorado debate y los 13 años desde la primera presentación del proyecto así lo merecían.Las nuevas generaciones experimentaron un debate que explicitó lo mejor y lo peor de la democracia representativa. Reflexiones acordes con un tema de salud pública, impresiones personales y repudiables declaraciones públicas fuera de todo tiempo y lugar. Pero sabemos que ver, vivir y escuchar el estado de la situación nos impulsa a ir por más, construir bases sólidas, aportar al diálogo, la fundamentación y el conocimiento. Las circunstancias están dadas para que dejemos de negar aquellos problemas que nos alejan de la construcción de un país moderno y de iguales. Seguiremos trabajando en derechos que resguarden la integridad física de las personas, la vida y la libertad. Siempre respaldados en un Estado presente, eficiente y eficaz.En el debate colectivo todos ganamos, ganamos en reflexión, reconocimiento de aquellos políticos que estuvieron a la altura del debate y cruel identificación de quienes no. Pero la tarea no termina con el “no” en el Senado, seguiremos en el camino para que sea ley.Queremos una ley que deje de negar el aborto clandestino. Supimos debatir en Diputados y logramos la media sanción. Así y todo, muchos puntos fueron objetables y el rechazo en Senadores no es una pérdida total, es un paso más en el camino a reconocernos. Estamos seguros de que será este el primer escalón en la construcción de debates con un mayor nivel de análisis, tanto como la articulación de una comunidad comprometida que lo demande. Ambas tareas son parte del ser y el quehacer de nuestra actividad política.Es este el momento de evolucionar, de unirnos en la diferencia. De ser más. De no prestarnos a una nueva grieta donde se borren los matices solo para simplificar el discurso, bajando la capacidad de construcción por medio del diálogo. Lo que aún nos cuesta como sociedad es el reconocimiento del otro, ver a quien pasa a nuestro lado como hermano, aunque sea diferente, aunque elija abortar, aunque vote a otro partido, aunque tenga otros valores. Compartir el espacio público y mejorar la calidad de vida en nuestro país requiere que sigamos en el camino del reconocimiento del otro.Ver a cientos de miles de adolescentes esperando que las palabras de representantes a los cuales no votaron, porque aún no alcanzan la edad para hacerlo, estén a la altura y se expresen sin cinismo ya es haber recorrido un camino. Un nuevo nivel en la calidad de la democracia basada en una ciudadanía participativa. Ver a madres y padres acompañando a sus hijas en una lucha, que en algunos casos no comparten, habla de una sociedad que puede más de lo que hoy tiene.Crecer no es solo cambiar, es hacerlo con intención, asumiendo todo aquello que hay que dejar atrás para diseñar un futuro. Que las cosas no tengan hoy el curso que esperábamos no quiere decir que no puedan tenerlo en el futuro. Trabajemos juntos en la estructuración de un Estado con políticas públicas a la altura de los problemas, los deseos y las esperanzas de una sociedad que ve sus miserias y tiene los elementos para cambiar, para crecer.La autora es legisladora porteña, Evolución.
Ir a la fuente…

Comments are closed.

Powered by: Wordpress