A un año de su muerte, miles de chinos recuerdan a Li Wenliang, el oftalmólogo que destapó el coronavirus

Li Wenliang
Li Wenliang

Faltaba un día para que termine 2019. Pero el 30 de diciembre de ese año, Li Wenliang sacudió al grupo de WeChat (el WhatsApp chino) que comparte con ex compañeros de la escuela de medicina: siete pacientes de un mercado local de Wuhan habían sido diagnosticados con una enfermedad similar al SARS y puestos en cuarentena en su hospital.

Li les explicó que, según las pruebas que había visto, la enfermedad era un coronavirus, una gran familia de virus que incluye el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

El SRAS trae los peores recuerdos en China. La pandemia de 2003 dejó cientos de muertos que el régimen intentó ocultar. Por eso, Li quiso alertar a sus amigos, les recomendó que utilizaran trajes protectores para evitar el contagio, pero al mismo tiempo les pidió que mantuvieran cautela con la difusión de la información.

Pero sucedió lo que suele ocurrir en China cuando comienza a trascender información que el régimen no quiere. El 3 de enero del año pasado, Li fue convocado a una estación de policía donde le presentaron una notificación en la que lo acusaban, junto a otros siete médicos que habían comenzado a alertar del nuevo virus, de “hacer comentarios falsos que perturban severamente el orden público”. La nota advertía que si continuaba con esa conducta sería llevado ante la Justicia. Li fue obligado a firmar al lado de la palabra “Entendido”.

Las autoridades chinas desestimaron las alertas de los médicos. En los primeros días de enero, seguían diciendo que sólo podían contraer el virus quienes tomaran contacto con animales infectados. Por eso, no hicieron mucho más que cerrar el mercado de Wuhan donde había comenzado todo. Ninguna otra medida de prevención ni protección para los médicos.

Uno de los homenajes en Hong Kong a Li Wenliang (REUTERS/Tyrone Siu/Archivo)
Uno de los homenajes en Hong Kong a Li Wenliang (REUTERS/Tyrone Siu/Archivo) (TYRONE SIU/)

El 10 de enero de 2020, Li fue a tratar a una mujer que sufría glaucoma. Lo que no sabía es que también estaba infectada por el nuevo tipo de coronavirus. Ese mismo día, Li comenzó a toser de una manera fuerte y persistente. Al día siguiente comenzó a tener fiebre. Un día más tarde, fue internado en el hospital. Al poco tiempo fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos.

Unas semanas más tarde, la historia de los “ocho chismosos” (como los llamaron en la prensa china) que se habían animado a hablar del virus cuando el régimen lo ocultaba, se había extendido por toda la región y la gente reclamaba su reivindicación.

El periódico estatal Beijing Youth Daily entrevistó a Li y el artículo se volvió viral. Fue censurado pocas horas después, pero el alboroto se mantuvo, según contó la CNN. La Corte Suprema de China criticó el 28 de enero a la policía de Wuhan por castigar a los “chismosos”.

“Podría haber sido algo afortunado para contener el nuevo coronavirus, si el público hubiera escuchado este ‘rumor’ en ese momento y hubiera adoptado medidas como usar máscaras, desinfección estricta y evitar ir al mercado de vida silvestre”, dijo la corte.

El 31 de enero del año pasado, Li publicó una carta en la red social Weibo contando su historia, lo que le había ocurrido, y cómo se había sentido al ser reprendido por el régimen. “Me preguntaba por qué los avisos oficiales seguían diciendo que no había transmisión de persona a persona y que no había trabajadores de la salud infectados”, escribió. Miles de personas le dejaron mensajes de aliento, pidiendo por su pronta recuperación y agradeciéndole por su valor.

El 1 de febrero de 2020 se confirmó el resultado positivo de su test de coronavirus y el jueves 6 falleció en el Hospital de Wuhan.

Personas homenajeando al médico en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu/Archivo)
Personas homenajeando al médico en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu/Archivo) (TYRONE SIU/)

El recuerdo de miles de chinos en las redes sociales

Miles de usuarios de redes sociales en China rindieron este sábado homenaje a Li Wenliang, en el aniversario de la muerte de este médico que fue el primero en alertar sobre la pandemia.

La muerte de Li, tras resultar contagiado del virus por un paciente, generó una ola de duelo nacional y numerosas críticas contra el régimen por su manera poco transparente de hacer frente a la crisis sanitaria.

Desde entonces, el gobierno chino ha centrado su mensaje en destacar la eficacia con la que se ha frenado la propagación del coronavirus en el país, mientras los comentarios críticos son rápidamente borrados por los censores de Internet.

Pero la página personal de Li en Weibo -equivalente a Twitter en China- sigue siendo un espacio donde los usuarios pueden conmemorar el trauma del inicio de la pandemia, cuando el gobierno impuso un estricto confinamiento a la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei a la que pertenece.

Miles de mensajes de homenaje fueron enviados con motivo del primer aniversario del fallecimiento del médico.

“Pensé que todo el mundo lo olvidaría, al cabo de un año. Pero me equivoqué, usted vivirá para siempre en el corazón de los chinos”, se puede leer en uno de los comentarios.

(Con información de agencias)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El Covid-19 puede causar más de 50 efectos a largo plazo

Por qué tantos trabajadores de la salud se niegan a recibir la vacuna contra el coronavirus

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email