Actividad manufacturera EEUU se desacelera; gasto en construcción sube con fuerza

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 1 feb (Reuters) – La actividad manufacturera en Estados Unidos se desaceleró levemente en enero, mientras que una medición de los precios pagados por las fábricas por materias primas y otros insumos saltó a su nivel más alto en casi 10 años, fortaleciendo las expectativas de que la inflación se acelere este año.

La moderación de la actividad reportada el lunes por el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) reflejó un alza en las infecciones de COVID-19, lo que provocó escasez laboral en las fábricas y sus proveedores, algo que el ISM dijo que “seguirá restringiendo la expansión de la economía manufacturera hasta que acabe la crisis del coronavirus”.

Las manufacturas y la vivienda están anclando la recuperación económica de la pandemia.

“No es que lo necesitemos, pero es otro recordatorio de que a la distribución de las vacunas le queda mucho antes de que el COVID ceda su sitio como el mayor riesgo al crecimiento económico”, dijo Chris Low, de FHN Financial en Nueva York.

El índice de ISM de actividad fabril nacional bajó a 58,7 el mes pasado desde el 60,5 en diciembre. Una lectura por encima de 50 indica expansión en las manufacturas, responsables del 11,9% de la economía estadounidense. Analistas consultados por Reuters esperaban una cifra de 60 para enero.

El ISM revisó datos que se remontan a 2012. Un total de 16 industrias -incluidos equipamiento eléctrico, electrodomésticos y componentes, maquinaria, metales primarios y productos químicos- se expandieron en enero. La impresión y actividades de apoyo relacionado, así como las industrias de productos del petróleo y el carbón se contrajeron.

Las manufacturas se han visto impulsadas por la fuerte demanda de bienes como productos electrónicos y muebles, ya que el 23,7% de la fuerza laboral trabaja desde casa por la pandemia. No obstante, el gasto en bienes manufacturados de larga duración declinó por segundo mes consecutivo en diciembre, mostraron datos gubernamentales el viernes.

Ahora que se espera que la distribución de vacunas contra el coronavirus se amplíe y acelere, es probable que aumente el gasto en servicios para el verano boreal. Eso podría provocar una ralentización de la actividad manufacturera desde los niveles actuales, pero parece improbable una contracción, ya que los inventarios de clientes siguen extremadamente magros.

El subíndice de ISM que incluye los pedidos futuros declinó a una lectura de 61,1 el mes pasado, desde el 67,5 en diciembre. Los pedidos de exportación en las factorías también se moderaron. Pese al enfriamiento de los pedidos, las fábricas aumentaron las contrataciones el mes pasado.

La medida del empleo manufacturero del índice se elevó a 52,6 desde el 51,7 de diciembre. Esto aumentó la esperanza de un rebote en la contratación este mes después de que la economía perdió empleos en diciembre por vez primera en ocho meses.

No obstante, los cuellos de botella en la cadena de suministro siguieron elevando los costos para los fabricantes. El índice de precios pagados del estudio saltó a 82,1 el mes pasado, su máximo desde abril de 2011, desde el 77,6 de diciembre.

Esto respalda las predicciones de una aceleración de la inflación en los próximos meses, aunque el alto desempleo podría limitar la capacidad de los fabricantes de subir los precios. El empleo sigue con 10 millones de trabajos por debajo del pico prepandémico.

En un reporte separado el lunes, el Departamento de Comercio dijo que el gasto en construcción se incrementó un 1%, a 1,490 billones de dólares, su nivel más alto desde que el gobierno empezó la serie en 2002. Esto siguió a un salto del 1,1% en noviembre.

(Editado en español por Carlos Serrano)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email