Acusan a un candidato presidencial de Perú por la compra de testigos en caso de asesinato

Lima, 1 feb (EFE).- El candidato a la Presidencia de Perú Daniel Urresti ha sido acusado de intentar comprar a uno de los testigos de la Fiscalía en el juicio donde está acusado como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato en 1988 de un periodista cuando era jefe de inteligencia en un cuartel militar en el sur peruano.
Así lo denunció Jesús Gálvez, que grabó secretamente en audio y video el momento en que un vecino suyo que es testigo del acusado y un emisario, que se identifica como “la mano derecha de Urresti”, le ofrecieron 5.000 dólares y costear intervenciones quirúrgicas de vista y rodillas a cambio su silencio en el juicio.
Después de que las grabaciones de Gálvez fueran difundidas por el programa televisivo Cuarto Poder, la Comisión de Derechos Humanos (Comisedh), que lleva la defensa de la familia de la víctima, exigió este lunes a la Fiscalía que investigue estos “graves hechos”.
“Pondrían en evidencia una presunta red delictiva de intimidación, silenciamiento, distorsión de testimonios y compra de testigos para favorecer a Urresti en su propósito de conseguir la impunidad en el caso del asesinato de Hugo Bustíos”, advirtió.
La organización también demandó “la implementación de las acciones de protección previstas en el marco de este juicio a favor de los testigos denunciantes”.
SEGUNDA DENUNCIA DE COMPRA DE TESTIGOS
Se trata de la segunda denuncia de este tipo contra Urresti después de la efectuada el pasado 13 de enero por Ysabel Rodríguez, otra testigo de la acusación que en el primer juicio ya denunció haber sido violada por el exmilitar en la época de los hechos del asesinato de Bustíos.
Este crimen ocurrió el 24 de noviembre de 1988, cuando un grupo de militares emboscó a Bustíos en el momento que investigaba el asesinato de una mujer presuntamente a manos del grupo armado maoísta Sendero Luminoso.
El periodista, corresponsal de la revista Caretas en la sureña region de Ayacucho, la más golpeada por el conflicto armado desatado por Sendero, fue interceptado a la altura de la casa de Ysabel Rodríguez, y posteriormente fue acribillado y su cuerpo dinamitado.
ABSUELTO EN UN PRIMER JUICIO
Después de que dos de los cuatro militares que participaron en el crimen fueran condenados a prisión como autores materiales, uno de ellos declaró desde la cárcel que el asesinato fue planificado por el ‘capitán Arturo’, apodo de Urresti en su etapa como jefe de inteligencia del cuartel militar de Castropampa, en Ayacucho.
Urresti fue absuelto en un primer juicio por este caso, pero luego la Corte Suprema de Justicia anuló la sentencia y ordenó repetir el proceso, al considerar que los jueces no habían valorado correctamente una serie de pruebas e indicios.
La repetición del juicio se desarrolla de manera paralela a la campaña electoral de Urresti, quien postula a la Presidencia peruana por el populista partido Podemos Perú, también investigado por la Fiscalía por presuntas irregularidades en su inscripción ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).
PARA URRESTI ES “PURO HUMO”
Después de difusión de las imágenes y de los audios que muestran el intento de compra del silencio de Gálvez, Urresti negó en redes sociales cualquier acusación o imputación.
“Las mentiras contra Urresti sobre el caso Bustíos son un chicle que ya no pueden estirar más. Ahora dicen que HABRÍA un testigo que HABRÍA dicho que HABRÍA un emisario que HABRÍA ido en nombre de Urresti y que le HABRÍAN ofrecido plata para que no hable sobre un muro. Humo puro”, escribió el candidato en redes sociales.
Urresti, que ahora es un general en retiro del Ejército, inició su carrera política como ministro del Interior durante el Gobierno del expresidente Ollanta Humala (2011-2016) e incluso llegó a ser candidato a la Presidencia del Partido Nacionalista Peruano (PNP) en 2016 antes de que la formación se retirase de las elecciones.
En 2018 se postuló como candidato a la alcaldía de Lima por el partido Podemos Perú, el mismo por el que ahora busca la Presidencia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email