AMP.- Etiopía.- Naciones Unidas pide “acceso total” de la ayuda humanitaria a la región etiope de Tigray

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) han pedido el “acceso total” de la ayuda humanitaria para la región etiope de Tigray tras tres meses de conflicto en la región.

Ambas organizaciones cifran en 2,3 millones el número de habitantes de la zona que necesitan ayuda humanitaria después del conflicto civil desatado hace tres meses entre el Gobierno etiope y el Frente para la Liberación de Tigray (TPLF).

“El acceso completo debe ser garantizado ahora para evitar que las cosas vayan incluso a peor”, ha recalcado el portavoz de ACNUR, Babar Baloch.

De las 2,3 millones en situación de necesidad, Baloch calcula que cientos de miles necesitan una ayuda “salvavidas”. El portavoz ha incidido en la necesidad de que la ayuda llegue a los eritreos que viven en campos de refugiados en la región y que se han visto en medio de un “fuego cruzado”.

Por ello, Baloch denuncia que la ayuda humanitaria aún no ha podido abrirse camino hasta los campos de refugiados de Hitsats y Shimelba donde estiman que entre 15.000 y 20.000 refugiados a los que no tienen forma de acceder se han dispersado.

Asimismo, el portavoz ha señalado que sus colaboradores sobre el terreno le han asegurado que hay “actores armados infiltrados en los campos, así como raptos, ataques y algún retorno forzado a Eritrea a manos de los militares de este país presentes en Tigray.

Por su parte, el portavoz de OCHA Jens Laerke ha criticado que tres meses después de que comenzase el conflicto la ayuda humanitaria “siguiera severamente restringida” debido a la falta de guías del Gobierno etiope.

Este mismo sábado, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha informado de una visita del director ejecutivo del organismo, David Beasley, y de la coordinadora residente de la ONU para asuntos humanitarios en Etiopía, Catherine Sozi, a Mekelle, en Tigray, en la que han estado acompañados por la ministra de la Paz de Etiopía, Muferihat Kamil. Beasley y Sozi han destacado la necesidad de una “fuerte asociación” para “impulsar rápidamente una respuesta colectiva liderada por el Gobierno” ante la crisis humanitaria.

“Tenemos que hacer más juntos para satisfacer las necesidades de la población”, ha indicado Beasley. “Las últimas estimaciones preliminares apuntan a que entre 2,5 y 3 millones de personas de la región necesitan ayuda alimentaria de emergencia”, ha advertido, con mención particular para los niños más pequeños y las mujeres lactantes.

El conflicto civil en la región de Tigray comenzó hace tres meses y ha desestabilizado profundamente la región del cuerno de África. Este mismo jueves, varias decenas de hombres murieron en enfrentamientos entre Etiopía y Sudán.

Además, la existencia de masacres étnicas o la represión a la oposición aprovechando el conflicto son algunas de las denuncias interpuestas contra el Gobierno de Aby Ahmed, que paradójicamente fue galardonado con el Nobel de la Paz en 2019 por los acuerdos de fin de la violencia con Eritrea.

Durante esta semana, tres partidos de la región de Tigray denunciaron que más de 50.000 civiles habían muerto en la ofensiva del Gobierno federal etiope que tildó de infundadas las acusaciones.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email