Así usan sus créditos los millennials y los centennials colombianos

REUTERS/Eric Gaillard
REUTERS/Eric Gaillard (ERIC GAILLARD/)

Datacrédito Experian publicó, en la tarde del 28 de enero, su Newsletter 22, enfocado en cómo fue el manejo crediticio de las diferentes generaciones presentes en Colombia, durante la pandemia del covid-19. En este sentido, el comportamiento que más llamó la atención fue el de los centennials.

Según el estudio, este grupo de personas, nacidas entre 1995 y 2005, fue el que más utilizó la cartera comercial disponible en el país, con una participación del 44,3 por ciento.

En contraste, los millennials, nacidos entre 1980 y 1994, y los baby boomers, nacidos entre 1946 y 1964, tuvieron una presencia más fuerte en la cartera de consumo, con participaciones del 55 por ciento y el 53,5 por ciento respectivamente.

De igual forma, Datacrédito destacó que “la cartera hipotecaria es más dinámica en la generación de compra de vivienda (millennials) y el microcrédito tiene una relación directa con la edad; es decir, que a mayor edad, hay un mayor uso del microcrédito”. En ese sentido, quienes más usaron la última cartera fueron los hombres de la generación X, que nacieron entre 1965 y 1980, al parecer con la intención de generar ingresos propios.

En términos de proporciones, el documento también indica que a menor edad, menor es el monto de pago en la cuota de un producto financiero, lo que a su vez sugiere que hay un mayor número de plazos. Así, por ejemplo, los centennials están pagando cuotas de entre $0 y $100.000, mientras que los baby boomers concentran sus operaciones en el rango de entre $100.000 y $500.000. Lo qu la firma explica en el poder adquisitivo de cada generación, así como en la cantidad de compromisos financieros que adquieren.

Adicionalmente, el estudio reporta que las instituciones financieras del país están concediendo créditos de forma homogénea a todas las generaciones en todas las regiones del país, principalmente con el objetivo de impulsar la reactivación económica luego de la pandemia. Paralelamente, están siendo concedidos en un relativo equilibrio de género, con el 54 por ciento de los mismos en manos de mujeres, lo que deja el 46 por ciento restante para los hombres.

No obstante, un informe de la Superintendencia Financiera de Colombia señala que la facturación de las tarjetas de crédito en el país cayó en un 25,4 por ciento durante 2020, esto equivale a un gasto de $64,8 billones, cifra que se sitúa muy por debajo de los $86,9 billones registrados durante 2019.

Lo que es más preocupante todavía es que, según el mismo reporte difundido por El Tiempo, la cartera en mora de los colombianos para octubre superaba los $2,4 billones, lo que implica un índice de morosidad del 8,37 por ciento. Este atraso en el pago de las cuotas mensuales, a su vez, se configura en uno de los factores detrás del hecho de que, para el mismo mes, hubiera dos millones de tarjetas que se mantenían bloqueadas temporalmente.

Fuera del tema de los plásticos, la Superfinanciera también reporta que, desde el 20 de marzo del año pasado hasta el 8 de enero de 2021, el sistema colombiano ha desembolsado a personas naturales y jurídicas $275,03 billones en préstamos, en un total de 222.970.540 operaciones. Esto a pesar de que la tasa de aprobaciones está bajando: de 176.932 préstamos a empresas y MiPymes se rechazaron 20.689; de 1.375.5216 en la cartera de consumo rebotaron 941.837 y de 53.557 solicitudes para vivienda no prosperaron 17.881.

Lee también: Colombia ocupa el primer lugar en Latinoamérica en uso de medios digitales transaccionales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email