Joe Biden dijo que el número de muertos por la pandemia en Estados Unidos probablemente superará los 500.000 el próximo mes

El presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció su plan contra el COVID-19 (EFE/EPA/Doug Mills)
El presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció su plan contra el COVID-19 (EFE/EPA/Doug Mills) (Doug Mills / POOL/)

El presidente de los estados Unidos, Joe Biden, emitió una nueva estrategia nacional este jueves para responder a la pandemia de coronavirus y tomó medidas ejecutivas destinadas a hacer que las pruebas y las vacunas sean más abundantes, que las escuelas y los viajes sean más seguros, y que los estados puedan afrontar mejor su papel en el largo camino de regreso a la normalidad.

Biden enmarcó las acciones en una descripción sobria del daño de la pandemia. “El número de muertos probablemente superará los 500,000 el próximo mes”, dijo.

Con un tono que equilibra la severidad con el optimismo, el nuevo presidente reiteró que “las cosas seguirán empeorando antes de mejorar”. Pero luego agregó: “Para una nación que espera acción, permítanme ser más claro en este punto: la ayuda está en camino”.

En su segundo día en el cargo, Biden firmó 10 órdenes ejecutivas adicionales, además de memorandos presidenciales, que tratan muchos aspectos de la crisis de salud pública, mismos que el nuevo presidente ha definido como su máxima prioridad.

El presidente Joe Biden presentó un nuevo plan de combate al COVID-19, el cual manejará la pandemia de manera diferente a la administración anterior (Foto: Reuteres / Jonathan Ernst)
El presidente Joe Biden presentó un nuevo plan de combate al COVID-19, el cual manejará la pandemia de manera diferente a la administración anterior (Foto: Reuteres / Jonathan Ernst) (JONATHAN ERNST/)

Incluyen la creación de una Junta de Pruebas de Pandemias que puede estimular un “aumento” en la capacidad de pruebas de coronavirus. Otras órdenes fomentarán la investigación de nuevos tratamientos para el covid-19, la enfermedad causada por el virus; fortalecer la recopilación y el análisis de datos para dar forma a la respuesta del gobierno a la crisis; y ordenar a la agencia federal de seguridad ocupacional que publique y haga cumplir las pautas para proteger a los trabajadores contra la infección.

Otros aspectos del plan están destinados a dirigir más dinero a los estados, que se han quejado de que necesitan más fondos para llevar a cabo el trabajo que se les ha asignado para realizar pruebas, vacunar a los residentes y otras funciones.

El plan dice que la Casa Blanca intentará persuadir al Congreso para que cubra el costo total de los estados para vacunar a los residentes de bajos ingresos con Medicaid, al tiempo que indica a los funcionarios de salud que exploren si las tasas de pago del programa por las vacunas deberían ser más altas.

El plan de 198 páginas, publicado el jueves, está lejos de ser una toma de control federal de los esfuerzos de la nación para hacer frente a la peor calamidad de salud en un siglo. Sin embargo, representa un cambio pronunciado de la deferencia de la administración Trump hacia cada estado para diseñar su propio plan para las pruebas de coronavirus y llevar a cabo otros elementos de su respuesta.

El plan de reemplazo sintetiza muchos de los objetivos y estrategias para combatir el coronavirus que Biden ha trazado en las semanas y días previos a su toma de posesión, incluida una solicitud de USD 1.9 billones al Congreso para estos esfuerzos y acelerar la recuperación económica de la nación. Muchos representan promesas cuyo éxito o fracaso se verá confirmado en sus detalles y ejecución.

El texto, de 198 páginas, fue presentado este jueves 21 de enero (Foto: Reuters / Jonathan Ernst)
El texto, de 198 páginas, fue presentado este jueves 21 de enero (Foto: Reuters / Jonathan Ernst) (JONATHAN ERNST/)

La estrategia equivale a “un trabajo en tiempos de guerra”, dijo Biden, y señaló que el coronavirus ha cobrado más vidas en Estados Unidos en el último año que toda la Segunda Guerra Mundial.

Jeff Zients, coordinador de la respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, dijo que el plan es la “culminación de meses de esfuerzo […] para crear una estrategia integral que cambiará fundamentalmente el curso de esta pandemia“. Dijo que fue producto de conversaciones con expertos médicos y científicos y grupos de interés, junto con líderes estatales y locales. Muchos de los objetivos, aunque no todos, requerirán que el Congreso proporcione más fondos, dijo Zients.

Las acciones de Biden del jueves se produjeron en el segundo día de su presidencia mientras busca poner su sello en el enfoque del gobierno para derrotar a la pandemia que ha matado a más de 404,000 estadounidenses e infectado a más de 24 millones desde que se detectó por primera vez en el país hace un año.

Al final de su primera tarde en el cargo, el presidente firmó otras tres órdenes ejecutivas relacionadas con la pandemia de coronavirus. Exigen que los estadounidenses usen cubrebocas y mantengan sana distancias en la propiedad federal y, bajo otras circunstancias limitadas, detenga la retirada de la administración Trump de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y vuelva a crear una unidad de la Casa Blanca sobre seguridad sanitaria global y biodefensa disuelta hace unos años.

La ráfaga de acciones del miércoles y jueves tiene un propósito sustantivo y simbólico para la nueva Casa Blanca, lo que ilustra en términos concretos que el enfoque de Biden a la pandemia es diferente al de su predecesor.

El presidente Biden también combatirá la situación económica de EEUU  (Foto: Reuters / Jonathan Ernst)
El presidente Biden también combatirá la situación económica de EEUU (Foto: Reuters / Jonathan Ernst) (JONATHAN ERNST/)

Sus órdenes ejecutivas del primer día, las tres relacionadas con la crisis de salud pública y las 14 sobre otros temas, se comparan con una que el presidente Donald Trump firmó en su primera noche en el cargo que buscaba debilitar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

Como dijo antes de su enfoque pandémico, Biden caracterizó el documento de estrategia nacional como apolítico. En un contraste implícito con el manejo de Trump de la crisis de salud, dijo que “es comprensivo, se basa en la ciencia, no en la política, se basa en la verdad y no en la negación”.

El primero de los siete objetivos generales del plan es “restaurar la confianza con el pueblo estadounidense”. Zients prometió que la nueva administración mantendrá reuniones informativas periódicas con científicos del gobierno, incluidos los de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). La administración Trump los marginó durante gran parte del año pasado.

Otra orden ejecutiva está destinada a mejorar la recopilación de datos de las agencias federales, incluso para ayudar a garantizar que el gobierno dirija suficiente ayuda a los grupos raciales y étnicos que han sufrido consecuencias especialmente graves por la pandemia. Más de estos datos se compartirán públicamente, dijo Zients.

Una de estas órdenes brinda a los gobernadores más ayuda al ordenar a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias que pague más a los estados por usar miembros de la Guardia Nacional y por suministros, como equipos de protección para escuelas y proveedores de cuidado infantil.

Como anunció Biden, en su plan de vacunación de la semana pasada, el gobierno ayudará a crear sitios de vacunación masiva, incluso en estadios, gimnasios y centros comunitarios. De manera similar, el plan prevé un programa para desarrollar la fuerza laboral de salud pública para ayudar con las pruebas, el rastreo de contactos y la vacunación.

El presidente buscará aplicar de manera más rápida las vacunas contra el COVID-19 (Foto: Reuters / Yves Herman)
El presidente buscará aplicar de manera más rápida las vacunas contra el COVID-19 (Foto: Reuters / Yves Herman) (YVES HERMAN/)

La estrategia también incorpora el llamado del plan de vacunas para un mayor uso de la Ley de Producción de Defensa, una ley de décadas anteriores que otorga al gobierno poder para impulsar la fabricación durante guerras u otras emergencias nacionales. La idea es ayudar a producir suministros para acelerar la producción de vacunas, como viales de vidrio, tapones, jeringas y envases. Los funcionarios de Trump insistieron en que también usaron la ley, y no está claro exactamente cómo la nueva administración cambiará eso.

Esta estrategia se pliega en una decisión que Biden anunció este mes respecto a distribuir la mayoría de las dosis de vacunas a medida que se generan, en lugar de retener importantes reservas para las segundas dosis requeridas para las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna. Esas son las dos empresas cuyas vacunas contra el coronavirus han recibido permiso federal para uso de emergencia.

Biden fijó la meta de que la mayoría de las escuelas K-8 estén abiertas dentro de sus primeros 100 días, pero sus asistentes no han explicado cómo miden la apertura escolar o qué parte de las escuelas están abiertas hoy. De acuerdo con algunas estimaciones, la mayoría de las escuelas ya están abiertas.

Planea emitir un comunicado presidencial el jueves, permitiendo a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) reembolsar los gastos de suministros de emergencia para reabrir las escuelas, incluido el equipo de protección personal o los materiales de limpieza, dijeron las autoridades. No especificaron cuánto dinero estaría disponible de FEMA. La semana pasada, Biden solicitó al Congreso USD 130,000 millones para cubrir una variedad de gastos de reapertura de escuelas como parte de su paquete de ayuda más grande.

El presidente también firmó otra orden ejecutiva que ordena a los departamentos de Educación y Salud y Servicios Humanos que emitan una guía para ayudar a las escuelas, los proveedores de cuidado infantil y la educación superior a operar de manera segura. El plan de la Casa Blanca exige una expansión de las pruebas de coronavirus en las escuelas, para tratar de dar a los maestros y padres más confianza en la reapertura de los edificios. Aún así, esta orden ejecutiva alentará a la Comisión Federal de Comunicaciones a aumentar el apoyo a los estudiantes que carecen de un servicio de Internet confiable en el hogar, necesario para el aprendizaje remoto.

Para viajar, el presidente firmó una orden ejecutiva que requiere que se usen mascarillas en los aeropuertos y los viajeros internacionales deben de aplicarse una prueba de coronavirus cuyo resultado sea negativo antes de abordar aviones a Estados Unidos, y ponerlos en cuarentena una vez que lleguen. Se requerirán cubrebocas en los aeropuertos nacionales.

Tanto la inoculación como la aplicación de pruebas se incrementarán en comparación a la administración anterior (Foto: Reuters / Mike Blake)
Tanto la inoculación como la aplicación de pruebas se incrementarán en comparación a la administración anterior (Foto: Reuters / Mike Blake) (MIKE BLAKE/)

Otras acciones formalizaron la creación de un grupo de trabajo de equidad en salud para ayudar a dedicar más ayuda y recursos a las comunidades desatendidas donde las infecciones y muertes por COVID-19 han cobrado un precio desproporcionadamente alto. Otra directiva presidencial está diseñada para fortalecer el trabajo de la nación con otros países en la lucha contra la pandemia y las futuras amenazas a la salud mundial.

La promesa de brindar un mayor apoyo a los estados es una respuesta a meses de afirmaciones de que carecían de la dirección adecuada y el dinero del gobierno. Los funcionarios de salud estatales y municipales dijeron que acogían con agrado un papel federal más sólido en la realización de las vacunas y estaban optimistas de que la nueva administración se comunicara con ellos con mayor claridad.

Allison Arwady, comisionada de salud pública de Chicago, dijo que las declaraciones contradictorias sobre la distribución de vacunas por parte de las administraciones saliente y entrante la obligaron a reducir las expectativas sobre cuántas personas podrían vacunarse rápidamente.

“Ha sido una lucha estas últimas semanas con todos los diferentes mensajes”, dijo Arwady.

Stephen L. Williams, director del Departamento de Salud de Houston, dijo que se sintió particularmente alentado por la promesa de lugares de vacunación masiva con apoyo federal, que, según dijo, podrían parecerse a lugares de prueba.

Seguir leyendo:

Joe Biden presentó su estrategia contra el COVID-19: todas las personas que lleguen a Estados Unidos deberán presentar un test negativo y hacer cuarentena

Una mirada al interior de la Oficina Oval de Joe Biden

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email